La caja de los sentimientos

¿Cuántas veces los niños y niñas juegan a algo que no les gusta porque su amigo o amiga se lo ha pedido? ¿O cuántas veces aceptan conductas de los demás y no dicen nada para que no se enfaden con ellos?

La asertividad es una habilidad muy importante que nos permite expresarnos, resolver de forma eficaz los conflictos y consigue que nos relacionemos mejor con los demás. De ahí la importancia de enseñar a los niños, desde pequeños, a ser asertivos.

En las clases de 5 años, hemos utilizado la caja de los sentimientos. Se trata de un recurso que vamos a utilizar durante todo el curso escolar y que tiene como objetivo conseguir que los alumnos y alumnas vayan conociendo las distintas emociones, sepan gestionarlas y aprendan a comunicarse emocionalmente.

emociones

¿En qué consiste la actividad?

Se pidió a los niños y niñas que dibujaran una situación en la que un amigo o amiga había hecho algo que no les había gustado. El dibujo lo metieron doblado en la caja de los sentimientos y después fuimos viendo las situaciones en las que se habían encontrado. Fueron contestando a preguntas como: ¿Qué te ha pasado?, ¿cómo te ha hecho sentir?, ¿le has dicho cómo te has sentido… (triste, enfadado, molesto…)?, ¿cómo se lo has dicho?, ¿qué ha pasado al final?

Me di cuenta de que cuando llegan a tercero de infantil aprenden a poner nombre a las emociones, empiezan a buscar cómo cambiar algo que no les agrada o, con ayuda, a buscar soluciones a los conflictos que se les presentan. Esto sucede porque desde el primer día que acuden a nuestro centro escolar se trabaja con ellos emocionalmente.

Por: Noelia Carrión Torres, tutora 5 años